Encender y apagar luces, controlar la temperatura o abrir y cerrar ventanas. Es lo primero que uno piensa al oír hablar de hogares inteligentes, algo que suena aún a ciencia ficción a pesar de la aparente sencillez de las funciones más conocidas.

Sin embargo, eso que llaman ‘smart homes’ puede ir mucho más allá del simple control de la luz de tu casa y tiene poco de futurismo: no solo son una realidad, sino que tú mismo puedes darle un toque domótico a tu casa sin arruinarte.

La clave está en Arduino y Raspberry Pi. Quizás te suenan completamente a chino, o quizás creas que para manejar estas herramientas hay que tener unos elevados conocimientos de informática. Sin embargo, con un poco de paciencia puedes aprender a utilizar estos componentes y crear con ellos tu propio hogar automatizado. Estamos, sin lugar a dudas, ante el bricolaje del siglo XXI.

Arduino es un microcontrolador que permite manejar sensores y ‘leds’ (entre otras cosas), mientras que Raspberry es un miniordenador con el que procesar datos.Juntos representan el futuro (por no decir el presente) de la llamado Internet de las cosas, la base sobre la que poder crear tu propia casa inteligente.

Flexibilidad y bajo coste son sus armas más poderosas. Por una parte, se trata de tecnologías con las que se pueden crear productos a medida de las necesidades de cada uno. Por ejemplo, una red de sensores basada en Arduino en una casa puede ampliarse y utilizarse en múltiples habitaciones para controlar cada elemento de tu hogar.

Deja una respuesta