Hola,
Aquí tienes todo lo que necesitas saber para obtener el certificado energético de tu vivienda. Esta guía con información básica te permitirá conocer los pasos a seguir, el coste medio y qué tipo de profesionales pueden realizar el estudio para darte la etiqueta energética de tu casa.

Conoce la energía que se “come” tu vivienda con el certificado energético

El consumo de energía de los hogares se dispara para mantener una temperatura confortable en invierno, y más ahora con la ola de frío que invade toda la Península Ibérica y Baleares, que ha disparado el consumo en torno al 50% desde el comienzo del año. Esto ha coincidido con un repunte de los precios de la electricidad, el gas ciudad y el gas butano, que se han incrementado a costes máximos de los últimos años.

El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital ha explicado en declaraciones a la cadena Cope que “la escalada de precios en el mercado eléctrico mayorista encarecerá el recibo de la luz unos 100 euros al año. Cuando más frío hace, más electricidad se consume y mayor demanda hay, por lo que se tiene que producir con medios más caros”, ha concretado Álvaro Nadal.

Los huecos de las paredes en las viviendas del hogar dejan escapar mucha de la energía que pagamos en nuestra factura de la luz. Por eso los aparejadores recomiendan comprobar si hay fugas a través de las ventanas.

Un ejemplo son los dobles acristalamientos, que no sólo evitan los ruidos del exterior, sino que además retienen el calor dentro de las estancias y evitan que el mismo se pierda rápidamente.

Ventanas con rotura de puente térmico, o bien ventanas sin rotura, pero con un suficiente nivel de estanquidad, o las ventanas dobles, son elementos imprescindibles para combatir las bajas temperaturas minimizando los consumos energéticos. Además, es interesante la utilización de vidrios con baja transmisión térmica.

Un bajo factor solar (relación entre la energía que entra en una sala a través del cristal y la energía solar que incide en la superficie exterior de dicho vidrio perpendicularmente) facilita que las ventanas con orientaciones sur, sureste y suroeste permitan que las radiaciones solares entren en nuestras estancias reduciéndose el consumo energético.

Además, hay que vigilar el aislamiento de las puertas, ya que ejercen de aislantes entre diferentes habitaciones de la vivienda y hacia el exterior. Y el nivel de aislamiento de las partes ciegas o cerramientos ha de estar acorde con el de los huecos; no es bueno tener unos huecos muy aislados mientras que las fachadas carecen del mismo.

Deja una respuesta